Embajadores de la empresa

Hace un par de años entré en un banco para abrir una cuenta. Me gustó su identidad corporativa, la publicidad diseñada por Mariscal, pensé que sus mensajes encajaban con mi estilo. La atención del trabajador, nada cercana, dejó mucho que desear y salí por la puerta con la intención de no volver más.

Dicha entidad está claro que al difundir sus valores se había olvidado de la pieza más importante, los empleados, sus auténticos embajadores. Efectivamente, el primer punto de contacto del consumidor con nuestra empresa suele ser el trabajador y si su atención no se enmarca en la línea estratégica de comunicación que hemos planificado no servirá para nada la inversión económica en marketing y publicidad.

Por eso, una vez construidos los valores de la empresa, el primer paso debe ser transmitírselos a nuestros empleados, para que lo apliquen en su día a día. Pero no puede ser un mensaje unidireccional de arriba abajo; ha de fomentarse el diálogo, como con cualquier otro público, y emocionarlos con experiencias para que se conviertan en nuestros líderes de opinión.

Para que funcione, es necesario crear un plan de comunicación interna y dotarlo de unas herramientas útiles que permitan a los trabajadores ser los primeros en conocer los pasos que da la empresa: boletines, eventos creativos o blogs son buenas ideas para empezar, pero siempre con la participación de los propios empleados.

El ejemplo más claro es Mercadona, que ha focalizado su estrategia en los propios empleados, con medidas sociales, conciliación, etc. y ha sabido transmitirles sus bondades, de tal manera que se han convertido en auténticos prescriptores de su marca.

Un desajuste entre la estrategia de comunicación de la empresa y sus empleados tendrá resultados muy negativos. Un acogedor hotel con antipáticos recepcionistas será objetivo de críticas en las redes sociales. Seguro. Y también al revés: no se puede pedir un sacrificio económico a los trabajadores y anunciar incremento en los beneficios.

Ya saben, tengan presente a sus empleados como principal público, conviértalos en sus portavoces y les aseguro que mejorarán considerablemente su reputación y el negocio. Hoy en día, con la crisis actual, es más importante que nunca conseguir su compromiso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s