María Pagés une belleza estética y técnica para emocionar con ‘Óyeme con los ojos’

Pagés respira arte. María transpira flamenco. Y sobre el escenario del Auditorio Maestro Padilla, @MaríaPagés_ inspiró anoche un ejercicio de belleza técnica y estética, en el que desplegó su personalidad y sensibilidad, y compartió con el público el emocionante espectáculo ‘Óyeme con los ojos’, acompañado de un coro de ‘olés’ procedente del patio de butacas durante su creación y con intensos aplausos en la despedida.

Un cuadrado remarcado en el suelo es la frontera sobre la cual María Pagés despliega la cuidada coreografía. Sola ante su público, pero realmente acompañada por todos los asistentes, disfrutando de cada movimiento, anoche en la nueva actividad del programa ‘Otoño Cultural’ del Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería. En este monólogo al baile se rodea de seis músicos: chelo, violín, guitarra, voces y palmas, con los que dibuja bellas estampas. Porque el flamenco está evolucionando con artistas como María Pagés y ha pasado de unas austeras silla, guitarra y baile a dedicar a la escenografía la importancia que se merece.

161021-foto-7-maria-pages

En ‘Óyeme con los ojos’, la artista no solo desarrolla el baile, sino que ha sido la responsable de la dirección y coreografía de un espectáculo con una cuidada estampa, jalonada de detalles, y en el que juega con el blanco, negro, rojo y, sobre todo, con las luces, para crear una atmósfera ideal para narrar la vida e inquietudes de una mujer marcada por el baile y la coreografía, como vocación y profesión.

El nombre de la obra está recogido del poema ‘Sentimientos de ausente’ de Sor Juana Inés de la Cruz, y Pagés lo plasma con escenas dramatúrgicamente muy marcadas en la coreografía y en la música.

Sobre el escenario del Auditorio Maestro Padilla, María Pagés se muestra innovadora en las coreografías, atrevida en la técnica, poesía y arte al mover los vestidos, emoción en las manos. Es, de nuevo, una de las protagonistas del baile flamenco contemporáneo.

Los galardones que ha ido recibiendo en su vida, Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, Premio Nacional de Danza, Medalla de Andalucía, ocho Premios Giraldillo de la Bienal de Arte Flamenco…, son fruto de un trabajo intenso y una mente innovadora, para crear coreografías que modernizan el baile flamenco, sin perder la esencia, y que son capaces de atraer las miradas de todo el mundo.

La obra muestra a una artista que sabe expresar con pies, cuerpo y manos cada uno de los sentimientos de la protagonista. Vestida de negro, rojo… Y acompañada por Ana Ramón y Juan de Mairena al cante; José Barrios, acompañamiento y palmas; Rubén Levaniegos a la guitarra; Sergio Menem con el violonchelo; y David Moñiz con el violín.

El montaje, intenso, tiene momentos para el humor cuando la propia María se lanza a cantar y bailar con los músicos en una conversación propia de parada de autobús. ‘Ay qué caló’. Muy divertido.

Y, como colofón, un mensaje optimista que la artista repite y comparte con el público, parafraseando al poeta José Agustín Goytisolo: “La vida es bella, ya verás como a pesar de los pesares, tendrás amigos, tendrás amor”. María Pagés, genio y figura, es la expresión viva del arte al baile flamenco. Siempre en continua evolución. Olé.

Anuncios