Deporte y empresa

140811 Motonáutica para blog

Trabajo en equipo, liderazgo, hábitos saludables, éxito, cultura del esfuerzo… Estos son algunos de los valores que transmite el deporte, con los cuales a toda empresa le gustaría que se le asociara. De ahí la rentabilidad de patrocinar eventos, clubes y deportistas. Según ‘InfoAdex’, en todo el país la inversión en patrocinio deportivo sumó el pasado año 315 millones de euros. Y, por poner dos ejemplos, la FIFA recaudó 1.400 millones de dólares de sus 20 principales patrocinadores durante la Copa del Mundo de Brasil y 40 millones de euros destina el Banco Santander a financiar a la escudería Ferrari de Fórmula 1 (datos del diario El País).

Estas empresas no lo hacen porque les sobre el dinero: el patrocinio deportivo es una potente herramienta de comunicación que permite vincular emocionalmente a los públicos de la marca-sponsor con los valores positivos del club o evento al que se apoya, es decir, con la vida sana. Volviendo al Santander, el banco asegura que obtiene 5 euros de retorno por cada uno invertido. ¿No está mal?

A mí me sorprende que las empresas almerienses, en muchas ocasiones, prefieran invertir en acciones más peregrinas, mientras los clubes, eventos y deportistas están peleando euro a euro en busca de la entidad que permita desarrollar su actividad, la mayoría de las ocasiones centrada en el deporte base. Y no vale la excusa de falta de dinero. Siempre hay una acción deportiva que se ajusta a las necesidades sociales y económicas de cada empresa. Lógicamente, no todos pueden apoyar a la UD Almería (que también lo requiere). También existen escuelas, asociaciones, clubes de barrio, etc. que buscan un sponsor y lo ofrecen por muy poco dinero.

Eso sí, para obtener mayor rendimiento es necesario activar el patrocinio, es decir, no vale sólo con realizar una aportación económica y esperar resultados con los brazos cruzados. Se debe desarrollar una campaña de comunicación alrededor del sponsor: difundirlo externa e internamente, fomentar el sentimiento de pertenencia de los empleados, invitar a la competición a nuestros clientes, favorecer encuentros de los jugadores con nuestros fans en medios sociales, etc. y, la mejor práctica, elaborar un ‘storytelling’ (una historia) alrededor del patrocinio, que vincule la experiencia de nuestra marca con el deporte que se apoya.

Anuncios

Reputación sostenible

Imagen

Vivimos en una sociedad cada día más transparente, donde los ciudadanos tienen en cuenta la responsabilidad financiera, social y ambiental de las marcas en su decisión de compra. Por eso, todas organizaciones deben construir una ‘reputación sostenible’, que incluya entre sus valores una conducta responsable con el entorno en el desarrollan la actividad.

 En efecto, los directores de comunicación, a la hora de dialogar con los grupos de interés deben incluir el concepto ‘sostenible’, pero no como una pose sino como una conducta que comparten todos los empleados y está arraigado en la estructura de la compañía.

La ‘reputación sostenible’ debe trasladarse, a su vez, al posicionamiento público de la compañía, de manera que las informaciones que se difundan deben ser transparentes, veraces y útiles. Tiene que haber siempre una coherencia entre la conducta social de la organización y la percepción de los ‘stakeholders’.

Éstas son las ideas que expuse en mi intervención, como presidente de la Junta Gestora de Dircom Andalucía, en la 51 Jornada Corresponsables, organizada por MediaResponsable en el auditorio de Canal Sur (RTVA) el pasado martes. Desde Dircom Andalucía queremos liderar la comunicación responsable en nuestra comunidad autónoma.

Considero que en Andalucía, debemos aún hacer una labor de evangelización ante los CEOs de las compañías en esta materia, como ocurre con la comunicación estratégica. Por último, no me quiero olvidar del esfuerzo que hacen las pymes andaluzas, mayoría en el tejido empresarial, que, sin saberlo, están realizando RSE cuando luchan por mantener el empleo, facilitan la conciliación laboral y familiar de sus empleados, colaboran en la medida de sus posibilidades con causas sociales, etc. Es algo que debe comunicarse y poner en valor.

Revolución dircom

Si el mundo ha cambiado en los últimos años, el director de comunicación (dircom) ha vivido una auténtica revolución. Su labor ha pasado de ser mero transmisor de información corporativa a los periodistas a desarrollar un papel clave en las organizaciones: es el responsable de dialogar con los distintos públicos, tanto internos (trabajadores y socios) como externos (clientes, proveedores, periodistas, administraciones y sociedad civil). El fin último es construir la reputación de la marca.

Las empresas deben tener claro que en la actual sociedad transparente, la decisión de compra se realiza de manera emocional y el consumidor se decanta por un producto o servicio en detrimento de otro por la imagen que ha recreado en su mente, es decir, por la buena reputación de la marca. Por tanto, las empresas tienen dos opciones: optar por gestionar de manera eficiente su reputación o luchar por el precio más bajo entre multitud de competidores.

Por tanto, el dircom hoy en día ha pasado de ocupar una tarea técnica a convertirse en un directivo estratégico, que debe influir en todas las áreas de la organización y formar parte del consejo de administración. Es el responsable de la estrategia de comunicación de la compañía, de fijar en coordinación con la dirección los valores que diferencian a la empresa, y difundirlos con un plan de acción creativo para que se visualicen en todos los puntos de contacto con los grupos de interés.

Un plan de reputación que, si se ejecuta de manera eficiente, logrará el compromiso y la alineación de los empleados con los objetivos de la organización, notoriedad en la sociedad y la fidelización de los clientes. Un intangible que ayudará a mejorar los resultados económicos y sociales de la compañía.

El pasado 30 de octubre se presentó en sociedad Dircom Andalucía, dependiente de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom), en un acto que se celebró en el Instituto Internacional San Telmo, con asistencia, entre otros, del presidente de Dircom, José Manuel Velasco (director general de comunicación y responsabilidad corporativa de FCC). He sido elegido presidente de Dircom Andalucía, y nuestro principal objetivo será lograr el reconocimiento, conocimiento y networking de los dircoms de las ocho provincias andaluzas, a la vez que contribuir a potenciar la Marca Andalucía.